Buen Fin de Llantas

Buen Fin de Llantas

!Neumáticos nuevos: atrás!

Una de las teorías más propagadas dice que deben montarse en el eje de tracción los neumáticos que presentan un estado mejor (los menos desgastados). Dado que la mayoría de los automóviles dispone de tracción delantera, los neumáticos en mejor estado se montan por lo general en el eje delantero.

Buen Fin de Llantas

Según otra teoría, se recomienda colocar los neumáticos en la parte delantera para optimizar la direccionabilidad del automóvil, la evacuación del agua y su tracción al circular en superficie resbaladiza o en la nieve. Estimados Lectores, puede que esto os suene extraño, pero nos apresuramos a informar que ambas teorías son… ¡inválidas!

 

La situación más peligrosa y difícil de controlar se produce cuando el automóvil, al frenar en una superficie resbaladiza o al circular en curva, inesperadamente sufre un fuerte desliz hacia atrás (o hasta gira alrededor de su eje). En este tipo de situaciones es muy fácil perder todo el control del coche. En caso de un desliz de las ruedas en el eje delantero al acelerar o frenar, la direccionabilidad del coche quedará limitada. Para recuperarla, será suficiente disminuir la fuerza ejercida sobre el pedal de freno o de gas.

Buen Fin de Llantas

Debido a lo cual, los fabricantes de neumáticos y de vehículos recomiendan siempre montar los neumáticos nuevos o menos desgastados en el eje trasero, sin importar si el coche dispone de tracción en las ruedas delanteras o traseras. Para optimizar el nivel de seguridad aún más, se recomienda revisar la presión y equilibrar los neumáticos que se hayan permutado del eje trasero al delantero.

Desde la época en la cual se acostumbraba utilizar los neumáticos con cámara de aire, nos hemos quedado con la convicción de que los neumáticos en estado mejor deben montarse en el eje delantero, esto para proteger el vehículo del desliz hacia una zanja en caso de un pinchazo en el neumático. Un pinchazo en el neumático, y en consecuencia también en la cámara, provocaba un escape brusco de aire, lo cual podía haber traducirse en un accidente. Los neumáticos sin cámara de aire actualmente utilizados son mucho más seguros. En caso de un pinchazo, la fuga de aire en el neumático es mucho más lenta. Es más, ignorando el pinchazo, muy a menudo seguimos circulando con un clavo en el neumático por un tiempo largo, sin notar la pérdida de presión.

Buen Fin de Llantas

Los usuarios también objetan que la probabilidad de explosión incrementa en caso de un neumático con banda de rodadura más baja montado en el eje delantero. En el área de la banda de rodadura el neumático está reforzado por medio de unas capas adicionales de carcasa de acero. En caso de un impacto a velocidad alta contra un obstáculo o un bache, puede producirse una explosión del neumático. La rotura del caucho se produce siempre en el flanco del neumático, y nunca en el frente de la banda de rodadura, por lo cual su altura no tiene ninguna importancia.

El aquaplaning, es decir el resbalamiento del neumático sobre el agua, se puede percibir cuando ocurre en las ruedas del eje delantero. Cuando son las ruedas del eje trasero las que pierden el contacto con el suelo, no somos capaces de notarlo. Debido a aquello, el montaje de los neumáticos con banda de rodadura más baja en el eje trasero también afectará la seguridad. En caso de una pérdida de adherencia en las ruedas traseras, perderemos el control del vehículo y puede que sea demasiado tarde para poder evitar una colisión con otros usuarios de tráfico.

Siempre hay que recordar que no deben montarse sólo 2 neumáticos nuevos cuando todos los neumáticos en el vehículo demuestran un desgaste considerable. Tampoco es recomendable montar 2 neumáticos de invierno en un sólo eje, puesto que esto afectará el equilibrio en términos de la adherencia del automóvil y podrá provocar un accidente de consecuencias graves.

Buen Fin de Llantas

Así que las recomendaciones indican que los neumáticos nuevos o de desgaste menor (con banda de rodadura más alta) siempre deben montarse en el eje trasero, y además siempre hay que revisar el estado de la banda de rodadura y la presión en la rueda de repuesto.

¿Sabes qué son los rotores y tambores ?

Los rotores y tambores de freno son los elementos absorbentes de energía más importantes del sistema de frenos. Durante el frenado, la energía cinética del vehículo es convertida en calor mediante la fricción producida entre los rotores y/o tambores y las balatas.

Este calor es absorbido por el rotor o tambor y transportado desde la superficie de fricción hacia el resto de las piezas por convección térmica. A medida que se absorbe energía, la temperatura del rotor o tambor se incrementa. El flujo de aire que circula a través del rotor o tambor ayuda a disipar el calor y a mantener el aumento de la temperatura bajo control.

¿Acaso sabes, si sólo cambiamos 2 llantas, dónde deben ir?

Si Sólo cambiamos dos neumáticos: ¿ponemos los nuevos en las ruedas delanteras o en

las traseras?

Como hemos dicho en otras ocasiones, los neumáticos son una pieza esencial de la seguridad activa del vehículo por cuanto constituyen el único punto de contacto entre él y la carretera. Por ese motivo, de su buen estado de conservación depende directamente nuestra seguridad.

Sin embargo, por muy bien que conservemos los neumáticos, aunque los tratemos con sumo cuidado, controlemos su presión y evitemos golpes, cortes y otros ataques, llega un momento en que, bien por desgaste, bien por envejecimiento, debemos cambiar nuestros neumáticos. Ah, pero en ocasiones el bolsillo no nos da para tirar a la basura cuatro neumáticos de una sola vez y, además, tenemos dos cubiertas que todavía pueden sernos útiles.

Y entonces viene la eterna pelea: ¿montamos los neumáticos nuevos delante o detrás? De entrada descartamos montar los dos neumáticos nuevos en un solo lado del coche por ser esta una idea absurda. Entonces, ¿qué ventajas aportaría montar los neumáticos nuevos delante?

Básicamente, quienes defienden la colocación de las cubiertas nuevas en el eje delantero hablan del mayor desgaste al que están sometidas esas gomas, frente al hecho de que los neumáticos traseros se gastan en menor medida. Tampoco se les escapa el hecho de que la mayoría de los turismos son de tracción delantera, por lo que prefieren que sean las ruedas motrices las que tengan el dibujo en mejor estado para evitar perder tracción. Además, siendo las ruedas delanteras las que se encargan de dirigir el vehículo, consideran que si pierden adherencia pueden tener problemas para controlar el coche.

¿Sabes qué es la energía cinética en tu automóvil?

Pues, ahora, es muy sencillo. La energía cinética es la energía que un objeto tiene debido a su velocidad.

Esto debería ser fácil de entender. Pongamos el ejemplo de un coche, ya que estamos en un blog de seguridad vial. Imagina un coche y un cono. Si el coche está quieto, no va a provocar ningún cambio al cono. Podrían pasarse toda la eternidad uno delante de otro y nunca cambiaría nada de nada.

En cambio, si el coche está en movimiento (y da la casualidad de que se dirige justo hacia el cono), lo más probable es que el triangulito naranja quede aplastado o salga volando.Eso sí es un cambio.

Y, obviamente, cuanto más rápido vaya el coche, más lejos saldrá disparado el cono. En este sentido, queda claro que cuanto más rápido se mueva el coche, más cambios puede provocar. Es decir, a mayor velocidad, más energía cinética. Así de simple.

¿Sabes lo importante que es la calibración de tus llantas?

La importancia de la calibración de aire en las llantas, alineación y balanceo.

Dependiendo del tamaño del rin de la llanta de su vehículo, es la cantidad de aire que se debe echar a sus llantas cada 8 días. Por lo general desde el rin 13 al 15 se deben mantener las llantas en promedio de 30 libras de aire. La razón fundamental por la cual debemos ser juiciosos con la calibración de las llantas son las siguientes:

  1. Mejorar y mantener el consumo optimo de gasolina de nuestro vehículo. Al estar des calibradas las llantas, mayor consumo de aire.
  2. Mejorar y mantener el desgaste normal de las llantas. Si no mantenemos la suficiente presión de aire en las llantas, el labrado (que son las marcas de diseño que van en las llantas) se ira borrando poco a poco hasta quedar lisas mas rápido de lo normal.
  3. Suavidad en la dirección. Cuando no tenemos suficiente presión en las llantas, note que la dirección es mas dura.

Llantas en Promoción Buen Fin

Llantas en Promoción Buen Fin

Últimamente los medios de comunicación los bombardean con noticias sobre la importancia del inflado correcta de nuestros neumáticos. Lejos de una técnica de mercadotecnia empleada por los fabricantes de neumáticos es, simple y sencillamente, una muestra de preocupación por nuestra seguridad y… nuestro bolsillo.

 

En la época de plena crisis económica es sobre todo el último aspecto el que cada día resulta tener más importancia. En fin, cualquiera que sea el motivo que nos lleve a prestar más atención al respecto y revisar el inflado de nuestros neumáticos periódicamente, lo esencial es que nos pongamos a hacerlo. ¡Porque sí nos conviene!

 

 

Llantas en Promoción Buen Fin

Inferior

Un inflado inferior en el neumático provocará que éste sufra deformaciones y, en contacto con la superficie, su banda de rodamiento sea más delgada de lo recomendado. Una presión en los neumáticos de nuestro vehículo que sea inferior por tan sólo 0,4 bar (alrededor de 6 psi) puede provocar desgastes en su estructura interior, y en consecuencia su destrucción o, en el mejor de los casos, su desempeño incorrecto. Un inflado inferior al recomendado también provoca una mayor inclinación durante la conducción, lo cual a su vez ocasiona mayor resistencia de rodamiento que lleva a incrementar el consumo de combustible por hasta un 5%. Esos no son los únicos gastos adicionales a correr, cada vez mayores y más frecuentes, ya que una presión inferior de inflado en neumáticos visiblemente acortará la vida útil del dibujo – por hasta un 25% – con alta probabilidad de un desgaste irregular en cada uno de los neumáticos.

El que no queda convencido con el considerable incremento de gastos derivados de un inflado inferior en neumáticos, deberá tomar nota de que una presión de inflado inferior a la normal significativamente afectará la precisión en la conducción y la estabilidad del vehículo en los virajes. Los efectos resultantes de aquellas deficiencias seguramente no los hay que detallar a nadie…

Llantas en Promoción Buen Fin

Superior

Al contrario de lo que pueda parecer, también deben evitarse en los neumáticos de nuestro vehículo presiones de inflado superiores a la norma. Un neumático sobre inflado será más duro y rígido, y presentará superficie de contacto con el suelo mucho menor de la adecuada. También, al golpear un bache u otro objeto en el camino en caso de inflado superior por medio bar aumentará el riesgo de destrucción del neumático, además de, como en caso de inflado inferior, un desgaste irregular del dibujo. Es más, los neumáticos con inflado superior no amortiguarán debidamente las escabrosidades en el camino y provocarán un manejo áspero, aparte de mayor ruido en el interior del vehículo. Es verdad que la presión superior de inflado en neumáticos levemente reducirá la resistencia de rodamiento y por lo general permitirá mejores reacciones en los movimientos del volante y una mejor estabilidad en los virajes, sin embargo este tipo de prácticas son de aplicación únicamente cuando los neumáticos se utilizan en carreras realizadas en pistas especiales, y no en la conducción diaria, sobre todo en caminos polacos, tan llenos de baches.

Llantas en Promoción Buen Fin

Todos para uno, uno para todos

También hay que tener en cuenta que la presión de aire en todas las ruedas debe concordar con las indicaciones del fabricante del vehículo. En caso de diferentes valores de inflado en las ruedas, los neumáticos sufrirán un desgaste desigual, lo cual originará la necesidad de reemplazar también los que todavía podrían seguir en uso. Esto a resultas de que los neumáticos, como requisito mínimo, deben reemplazarse en gemelos, aunque lo más recomendable es reemplazar a la vez el juego completo, es decir los cuatro neumáticos. Si se produce un desgaste más rápido en el dibujo en un solo neumático (y tenemos que reemplazar dos, como mínimo), al realizar el reemplazo recomendado realmente nos deshacemos de por lo menos un neumático que todavía podría utilizarse. Hay que pensar si ¿podemos permitirnos tal prodigalidad?

Llantas en Promoción Buen Fin

¿Cómo cuidar?

Hay que observar unas recomendaciones básicas para garantizar una máxima vida útil y un rendimiento efectivo a nuestros neumáticos, además de una máxima seguridad tanto del conductor, como de los pasajeros. evitando a la vez los gastos prescindibles. Obviamente podríamos surtir nuestro coche de unos sistemas de control de presión (directos o indirectos) costosos, sin embargo no es éste el único método disponible. Mucho más económico nos resultará un cuidado periódico. Lo ideal sería revisar la presión de inflado cada día por la mañana, antes de empezar a conducir nuestro coche. En caso de que esto no sea posible, procuremos revisar las presiones de inflado en cada neumático por lo menos una vez por dos semanas y siempre antes de emprender un viaje largo. Nos resultarán muy útiles los medidores de inflado electrónicos que fácilmente pueden conseguirse en línea o en la mayoría de tiendas automotrices con un costo de unos 50 PLN. Estos medidores por lo general indican el valor de presión en diferentes unidades de uso común (bar, psi, Kpa). La información relacionada a los valores de presión correctos está localizada en el manual de nuestro vehículo o en el mismo vehículo. Los fabricantes automotrices suelen situar este tipo de información en una placa montada al lado del depósito de combustible, una placa montada en el poste de la puerta del conductor o en la puerta trasera.

 

Al revisar la presión de inflado en nuestro coche tengamos en cuenta una norma fundamental – este tipo de revisiones deben realizarse “en frío”. Hay que recordar que con el aumento de temperatura también aumentará la presión. Por eso se recomienda revisar las presiones de inflado a primera hora del día, antes de conducir (son de mucha utilidad los medidores de presión de mano). Si no podemos hacerlo y tenemos que conducir hasta localizar un manómetro (por ejemplo en una estación de gasolina), tengamos en cuenta que los neumáticos deben enfriarse – el tiempo de enfriamiento dependerá de la distancia realizada. Lo ideal sería una hora pero, si no disponemos de tanto tiempo, esperemos por lo menos unos 15 minutos (después de un trayecto corto). No conviene ahorrar en seguridad.